Estudios básicos

¿POR QUÉ NO PODEMOS TENER UN HIJO?


La etapa del diagnóstico:

 

Cuando la pareja consulta un especialista en fertilidad se solicitan estudios básicos. Entonces, surgen dudas y temores secundarios al desconocimiento sobre el tema.

 

 

 

 


¿Cuáles son las causas demostrables de infertilidad en la mujer?
Es posible dividirlas en 5 grandes grupos según la parte del aparato reproductor en las que se presentan.

 

CAUSAS DE INFERTILIDAD:

 

Tubo-peritoneal 42% Cervical 15%
Masculina 30% Uterina 15%
Ovárico-endócrina 22% Endometriosis 3%
Inexplicada 18%

ESTUDIOS BÁSICOS DE FERTILIDAD


El estudio de estos factores se ha estandarizado y deberá considerarse asociado al estudio de los espermatozoides y a la interrelación de todos ellos. Por lo tanto, habrá que efectuar un diagnóstico y un pronóstico para cada pareja en forma individual.

 

Las situaciones fisiológicas que causan la dificultad para concebir pueden encontrarse en un plano anatómico, fisiológico o molecular más oculto. Algunas de ellas son:

 

• Ausencia de maduración y liberación del óvulo.
• Alteraciones madurativas de los espermatozoides.
• Alteraciones mitocondriales ovocitarias y espermáticas.
• Ausencia de ruptura folicular.
• Ausencia de expulsión ovocitaria.
• Ausencia de transporte del zigoto por la trompa.
• Ausencia de captación del óvulo.
• Ausencia o anomalías de fertilización.
• Ausencia de compatibilidad ovocito – espermatozoide.
• Factores inmunológicos y funcionales del óvulo.
• Anomalías de la migración de leucocitos.
• Alteración de la receptividad endometrial.
• Alteraciones de la placentación.

 

Todas están referidas a los complejos procesos funcionales, celulares y metabólicos de la fisiología reproductiva.

 

¿Cuáles son los estudios básicos que se le realizan a la mujer?

 

Con el fin de solucionar las dificultades para concebir, la mujer no sólo es sometida a un examen físico, sino que también se la consulta acerca de sus hábitos y costumbres, actividad laboral y antecedentes familiares y personales.

 

Los estudios suelen incluir:

 

Exploración física del aparato genital, histerosalpingografía, estudio del moco cervical, test de interacción postcoital entre el espermatozoide y el moco cervical, niveles séricos de FSH, LH y estradiol, niveles de progesterona plasmática, laparoscopía diagnóstica u operatoria, examen de sangre y orina, ecografía ginecológica, histeroscopía.

 

Se recomienda que los estudios solicitados por el profesional sean completados en el término de 60 días y sin demoras en el diagnóstico.